Un total de 173 conductores multados, 34 licencias de conducción suspendidas y 2 canceladas, además de 53 vehículos inmovilizados, todos por estar conduciendo después de haber ingerido bebidas alcohólicas, fue el balance que dejaron los operativos de la Secretaría de Movilidad de Villavicencio para combatir esta infracción de las normas de tránsito en la ciudad durante el año 2017.

“Infortunadamente muchos de estos casos originaron siniestros viales, a algunos conductores se les olvida que teniendo estas conductas no se expone únicamente a una dura sanción, sino que además está aumentado las probabilidades de que pierda su vida a la de sus seres queridos”, afirmó el director de Tránsito y Transporte del municipio, Ohover de Jesús Cáceres.

Agregó que el objetivo de las acciones de prevención y control es salvar vidas en la vía, y por eso a lo largo del presente año se continuarán efectuando las campañas de sensibilización con los agentes de tránsito y los promotores de seguridad vial, así como también se intensificarán los operativos gracias a los nuevos equipos tecnológicos para medición de los niveles de alcohol con los que cuenta desde diciembre pasado la Secretaría de Movilidad.

“El conductor es responsable de su propia vida y también de las personas que van con él en el vehículo, por eso el llamado es a que les demuestren amor a todos ellos, evitando conducir después de haber ingerido alcohol”, concluyó Cáceres.