Dificultan el avance de las obras, dijo, Alberto Mariño Samper, de la Concesionaria Vial Andina, encargada del proyecto.

Esos vestigios se han encontrado entre el municipio de Cumaral y la intersección vial Aguas claras, donde han tenido que suspender las excavaciones con maquinaria y trabajar a mano en áreas muy grande.

Respecto a la compra de lotes, sostuvo, Mariño, que algunos propietarios han pedido unas sumas de dinero asequibles mientras que otros piden cifras garrafales como para enriquecerse.

Otros terrenos tienen varios propietarios y están en procesos jurídicos y hasta que resuelvan la legalidad, la concesión entrará a negociar.

En medio de las dificultades están trabajando con cerca de 650 máquinas y un número de personas de 3 mil 500, algunas de la región y otras procedentes de otras partes del país.

Twittter:@notillano Web:notillano.com (Juan Agustín Santos)