El equipo de Investigaciones Económicas de Corficolombiana presentó sus proyecciones económicas para 2020, en el marco de la décima novena versión de su tradicional foro de fin de año, titulado esta vez «Contra la corriente ¿hasta cuándo?» en donde destacaron que mientras buena parte de las economías emergentes exhiben un menor crecimiento, Colombia ha avanzado en su proceso de recuperación con tasas de crecimiento en ascenso.

El evento contó con la participación de José Ignacio López, Director Ejecutivo de Investigaciones Económicas de la Corporación y un grupo de reconocidos analistas, que incluyó a Gabriel Tenorio, Vicepresidente de Estrategia del Bank of America – Merrill Lynch; Roberto Steiner, Codirector del Banco de la República; Marc Hofstetter, Profesor Titular de la Facultad de economía de la Universidad de los Andes; Daniel Velandia, Director de Investigaciones Económicas de Credicorp Capital y Julio Cesar Romero, Economista Jefe del equipo de Investigaciones Económicas de Corficolombiana.

Frente a las perspectivas de la economía, José Ignacio López afirmó que «a pesar de la incertidumbre internacional, y la compleja coyuntura social y política del país y de la región, mantenemos una visión optimista de la economía Colombiana. Esperamos que en 2020 el país siga en su proceso de recuperación y crezca a un ritmo de 3,1%. Es de prever que la demanda interna, en particular el gasto de los hogares, modere su ritmo de crecimiento durante el próximo año».

Al comentar estos resultados, María Lorena Gutiérrez, presidente de Corficolombiana, afirmó que «el país va por una senda de crecimiento que es envidiada por muchos. No podemos darnos el lujo de dejar que el pesimismo se apodere de nuestro país».

«Quisiera reiterar un mensaje que he dado durante los últimos años y es que no podemos permitir que con la economía y el sector privado se haga política o se le juegue al caos», puntualizó.

López añadió que «durante este año vimos un ritmo acelerado del gasto de las familias sustentando en un aumento del salario de los trabajadores formales, mayor acceso al crédito a menores tasas, y un aumento importante de la remesas que llegan al país. Este aumento en el gasto contrasta con la baja confianza de los consumidores. Nuestro análisis sugiere que el pesimismo de los hogares se explica fundamentalmente por factores no económicos»

Sobre el mercado laboral, afirmaron que seguirá siendo el lunar del actual proceso de recuperación económica. Si bien se prevé una disminución en la tasa de desempleo en 2020, las ganancias en términos de empleo serán modestas.

En cuanto a la industria, las perspectivas para 2020 son favorables. De un crecimiento cercano al 2% este año, se espera que el sector industrial transite a una tasa ligeramente superior al 3% en 2020.

El equipo de Investigaciones Económicas de Corficolombiana espera que la leve desaceleración de la economía en 2020 implicará una recomposición sectorial. El comercio se desacelerará de 5,2% en 2019 a 4,3% en 2020, resultado de una expansión más discreta del gasto de los hogares. Para el sector financiero los analistas anticipan una menor tasa de crecimiento, acompañada de una recomposición de la cartera en favor del crédito comercial.

Investigaciones Económicas espera que la inflación se acerque gradualmente a la meta de 3,0% en 2020, permaneciendo dentro del rango objetivo por tercer año consecutivo y estiman que la tasa de intervención se mantendrá en 4,25% durante todo el año, completando un ciclo de 33 meses de estabilidad.

En materia fiscal se prevén importantes retos para 2020. Julio Cesar Romero, el economista en jefe del equipo de investigaciones anotó que «la deuda pública como proporción del PIB viene en aumento y persiste la incertidumbre sobre la capacidad  que tiene el Gobierno para continuar el ajuste fiscal, debido al impacto de las exenciones tributarias y a las dificultades para reducir el gasto. Por esta razón,  prevemos que la discusión sobre modificaciones a la Regla Fiscal tome fuerza en 2020. Adicionalmente, las recientes tensiones sociopolíticas  podrían empeorar las perspectivas fiscales si se materializan en un mayor gasto público no financiando»

El equipo de investigaciones estima que el mercado de deuda colombiano seguirá siendo atractivo para los fondos extranjeros, por su facilidad de acceso y estabilidad,  y que estos inversionistas mantengan sus posiciones en 2020. No obstante, la incertidumbre fiscal y los ajustes por temas normativos limitarán las valorizaciones de los TES, de manera que se espera un aumento de las tasas de interés de los títulos de mayor plazo. 

Para el mercado accionario sus pronósticos sugieren una rentabilidad de 10% para 2020, pero con diferencias importantes al interior del grupo de emisores.

En cuanto a los efectos internacionales, los analistas señalan que durante el próximo año se podría dar un aumento importante de la incertidumbre política en Estados Unidos y además debe considerarse el agotamiento de la política monetaria como instrumento de política para estimular el crecimiento en Europa, lo que llevaría a que tome fuerza el debate sobre la implementación de medidas de carácter fiscal. Adicionalmente, las tensiones sociopolíticas en Latinoamérica constituyen un riesgo importante para la recuperación económica de la región.

López señaló, a manera de conclusión, que «a pesar de la incertidumbre, pensamos que la economía colombiana logrará seguir contra la corriente en 2020, pero con una realidad económica y política más sensible al acontecer mundial»