Tras un proceso de seguimiento y monitoreo a un punto de vertimiento que se estaba realizando al río Ocoa en la ciudad de Villavicencio, funcionarios de Cormacarena suspendieron la actividad de descargue de aguas residuales a una empresa dedicada a la extracción y comercialización de aceite de palmiste.

Luego de constantes visitas de verificación y un trabajo interinstitucional con las Secretarías de Medio Ambiente y de Infraestructura de la Alcaldía de Villavicencio y la Policía Ambiental, se logró establecer que la tubería generadora del vertimiento se encontraba a escasos 2 metros de la empresa, por lo que se estableció la medida preventiva de acuerdo al seguimiento realizado a este conducto, que condujo a unas cajas de inspección de salida con un agente presuntamente contaminante; por esta razón, con el apoyo de la secretaría de Medio Ambiente se tomaron muestras para su respectivo análisis.

Este proceso se hizo luego de una denuncia interpuesta por los habitantes de Porfía y del sector de La Isla, quienes informaron a las autoridades sobre la muerte masiva de peces en este afluente que pasa por un costado de la ciudad de Villavicencio, por lo que de manera articulada con las entidades en mención se ejecutaron labores de excavación con el fin de identificar el origen de la contaminación.

Cormacarena reitera el llamado a las empresas que operan en la jurisdicción, a verificar la normatividad ambiental que los rige y así evitar cualquier infracción que pueda generar alteraciones a los ecosistemas existentes en el departamento, de igual forma, invita a la comunidad a denunciar cualquier hecho que afecte los recursos naturales a la línea de Cormacarena 6730420, Policía Nacional 123, o a través de las redes sociales Twitter, Facebook e Instagram @Cormacarena.