La secretaria de Medio Ambiente, Sara María Cabrera Elizalde, instó a los presidentes de Junta de Acción Comunal y a los habitantes de barrios aledaños, no consumir ni comercializar los pescados que fueron hallados, por representar un peligro para la salud.

Explicó que el agua tenía residuos de aceite y jabón, por lo que el Gobierno puso al tanto a la autoridad ambiental Cormacarena de la situación para iniciar la investigación respectiva, y al mismo tiempo solicitó la información de los permisos de vertimientos de las empresas cercanas para así hacer un seguimiento previniendo la repetición de este tipo de hechos.

Dijo que “la cifra de peces encontrados es imposible de cuantificar y que lo sucedido tiene un alto impacto ambiental para el municipio”.

Twitter: @notillano  Web: notillano.com  Villar