Las continuas crecientes súbitas del río Guatiquía, durante los últimos meses, han dificultado los trabajos de dragado del afluente. Sin embargo, las labores de limpieza y evacuación de los sedimentos en la subestación de bombeo de Puente Abadía no se han interrumpido.

Dagoberto Rojas, ingeniero adscrito a la Gerencia Técnica de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Villavicencio (EAAV), explicó que en la zona hay una maquina orugada para realizar la limpieza de los canales de la subestación garantizando su funcionamiento permanente.

«Labores que se ejecutan sin interrupción para suministrar los 500 litros de agua por segundo que le corresponden, máquina que está disponible las 24 horas y así llevar el líquido a los tanques de almacenamiento, de allí a los cuartos de motores, para que luego los motores de bombeo succionen el agua para continuar con el proceso normal», sostuvo el funcionario.

La máquina orugada está permanentemente en el sitio realizando la limpieza y evacuación del material que arrastra el río y pendiente para atender cualquier eventualidad que se pueda presentar en la subestación como consecuencia de la intensidad del invierno.