El Gobierno nacional, tal como establece el Conpes 3931 de 2018 y la política sectorial Paz con Legalidad, está comprometido con contribuir a la reincorporación comunitaria, a través del fortalecimiento del tejido social, la convivencia, la reconciliación, la construcción de lazos de confianza y la disminución de los estigmas hacia los exintegrantes de las Farc-Ep, sus familias y sus comunidades.

Para ello, desde el mes de septiembre y hasta agosto de 2020, la ARN lidera la implementación del Modelo de Fortalecimiento Comunitario (MFC) en 30 municipios de 19 departamentos, con el fin de aportar a la estabilización y consolidación de la paz en los territorios en los que se desarrolla la reincorporación, mediante el apoyo a procesos comunitarios locales y la creación de espacios de diálogo entre excombatientes y miembros de las comunidades.

El Modelo de Fortalecimiento Comunitario de la ARN es una oportunidad para tejer lazos de confianza entre personas que pertenecieron a grupos armados ilegales y habitantes de las comunidades que los acogen; disminuir los niveles de estigmatización; fortalecer las capacidades comunitarias y reconstruir el tejido social en lugares en los que los excombatientes viven o desarrollan actividades productivas y comunidades que fueron afectadas por la violencia.

«Como parte del compromiso del Gobierno nacional con el proceso de reincorporación, implementamos este modelo para facilitar espacios de encuentro y convivencia entre los excombatientes y sus vecinos. Estamos convencidos de que las comunidades son esenciales para generar un arraigo en la legalidad «, explica Andrés Stapper Segrera, director General de la ARN.

Los protagonistas de estos procesos son los habitantes de las comunidades en Carmen del Darién, Riosucio, Anorí, Frontino, Apartadó y Yondó (Antioquia); Barranquilla; Bogotá; Carmen de Bolívar (Bolívar); Cartagena del Chairá (Caquetá); Silvia, Jambaló, Toribío, Patía, Buenos Aires (Cauca); La Paz (Cesar); Montería (Córdoba); Soacha (Cundinamarca); Pueblo Rico (Risaralda); Algeciras (Huila); Santa Marta; Fonseca (Guajira); Uribe, Vista Hermosa y La Macarena (Meta); Planadas, Rioblanco e Icononzo (Tolima) y Tumaco (Nariño).

Además de estas 30 intervenciones, la ARN liderará 5 procesos comunitarios focalizados en el departamento del Caquetá y en la región del Catatumbo, en el marco de la estrategia de articulación interinstitucional, que busca articular los gobiernos locales con entidades del orden nacional y así acercar la oferta institucional para la implementación del Programa de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET) de la región.

Estos procesos comunitarios tienen lugar en los municipios de Tibú, El Tarra y Teorama (Norte de Santander); Montañita y San Vicente del Caguán (Caquetá).

En estos territorios, el Modelo de Fortalecimiento Comunitario propicia espacios de encuentro y diálogo entre los habitantes de las comunidades; así como procesos de formación en temas de convivencia, reconciliación, cultura ciudadana, resolución de conflictos, democracia participativa, protección de la niñez y emprendimiento.

Allí, los participantes también desarrollarán juntos una iniciativa comunitaria asociativa, formativa, productiva, cultural, artística, deportiva o de deliberación pública para el interés colectivo.

Desde el año 2007, la ARN ha liderado la implementación de modelos de fortalecimiento comunitario, realizando 161 intervenciones, en 122 municipios del país. De esta forma ha contribuido, junto a comunidades, entidades del sector público y privado, y cooperación internacional, entre otros actores, al fortalecimiento de comunidades empoderadas y a la reconciliación en todo el territorio nacional.