En reunión del Puesto de Mando Unificado (PMU) que será este jueves en Bogotá, se espera que se tome la decisión de permitir el paso de todo tipo de vehículos por el kilómetro 58 de la vía al Llano, atendiendo así la solicitud de la gobernadora Marcela Amaya y de la comunidad afectada.

El asesor de despacho y delegado para el tema de la vía Bogotá – Villavicencio, Juan Alfonso Latorre, recalcó que el paso de los carros particulares es una necesidad.

De ellos depende, explicó, en gran proporción la reactivación económica de la región, teniendo en cuenta que conforman el 80 por ciento del total de automotores que la transitan, así como de los recursos que se generan, especialmente para el sector turístico.

Latorre agregó que la situación es delicada, por eso Marcela Amaya ha insistido en que el Gobierno nacional tome la decisión de abrir la vía, fortaleciendo las medidas de protección, prevención y ampliando la vigilancia para que, ante cualquier eventualidad, se pueda parar el tráfico y evitar accidentes.

Lo más importante es proteger las vidas humanas y dar la oportunidad de activar los ingresos, dijo el funcionario, quien agregó que en la reunión de la semana pasada se hizo la solicitud y se espera que este jueves se tome la decisión en el PMU.

Sabemos que el Viceministro de Infraestructura está en conversaciones con la Unidad de Gestión del Riesgo y esperamos que el tema sea evaluado y haya luz verde porque se aproximan fechas importantes como la semana de receso estudiantil, el Mundial de Coleo, festividades en municipios como Acacías y San Martín, entre otras, que permiten un movimiento económico importante”, puntualizó Latorre.

El PMU se reunirá en la calle 26 (Connecta) donde está ubicada la Unidad de Gestión del Riesgo que es la que lo preside.