Con el objetivo de continuar protegiendo el Parque Nacional Natural Cordillera de los Picachos, durante la última semana del mes de octubre, 15 familias campesinas se sumaron a las 33, que desde el año 2017 se han comprometido a ayudar a conservar esta área protegida de Colombia, ubicada entre los departamentos de Caquetá y del Meta.

En total ya son 48 acuerdos en los que las familias campesinas han adelantado trabajos de conservación y restauración ecológica participativa que contribuyen con la función amortiguadora del Parque y a la conservación del mismo, al igual están implementando diferentes acciones concertadas previamente con la comunidad como la liberación de áreas de interés ambiental del Bosque Húmedo Andino, procesos de enriquecimiento y aislamiento, sistemas silvopastoriles, apicultura y entre otros.

La más reciente firma, llevada a cabo en la inspección de Guayabal del municipio de San Vicente del Caguán (Caquetá), permitirá que estas 15 familias campesinas se comprometan a su vez a realizar una producción sostenible en la Zona de Reserva Campesina Cuenca del Rio Pato y Valle de Balsillas para favorecer el buen vivir de las familias colono-campesinas.

Así mismo, este evento contó con la participación de Parques Nacionales Naturales de Colombia y la Asociación Municipal de Colonos del Pato (AMCOP), organización que surte como representante, acompañante y veedora de la suscripción e implementación de los acuerdos.

Es de resaltar que, el Parque Nacional Natural Cordillera de los Picachos posee gran importancia para la conexión ecológica entre las regiones Andina, Amazónica y Orinocense. Su riqueza biológica es incalculable y alberga los únicos ecosistemas de paramos húmedos del país.